El PUNK y la ruptura del Modernismo

El surgimiento de un movimiento que generó una ruptura de lo tradicional en el diseño.

Desde la Bauhaus y De Stjil el diseño y la tipografía estuvieron regidos por estructuras y formas duras, limpias y clásicas. El Diseño Tipográfico Internacional, o Diseño Suizo, fue el mayor exponente del modernismo al enmarcar estos aspectos.

Pero ya en los primeros años de los 60, se empezó a ver un cambio en las tipologías y en el uso de la tipografía. En Alemania de la mano de Wolfgang Weingart comenzó una transformación en donde las estructuras convencionales dejaron de existir, así como el sentido que se le daban a los textos y a los caracteres en sí, para darle una mayor jerarquía a la tipografía como forma.

En Suiza ocurría algo semejante con Rosemarie Tissi, quien hizo uso de las tipografías convencionales pero rompió completamente con sus estructuras para darle una resignificación a las tipologías de uso.

Rosemarie Tissi, Suiza 1960-70.
Wolfgang Weingart, Alemania 1962.

 

 

 

 

 

 

Sin embargo no fue hasta mediados de los años 70 cuando finalmente se dio una ruptura total con el diseño suizo.

Mientras se desarrollaba el movimiento Punk en EEUU, de la música de los Sex Pistols nacía el punk en Europa. En este marco es donde el inglés Jamie Reid aparece para darle una resignificación a la tipografía y a su poder de comunicar una idea. No solo la rebelión y el anarquismo están presentes en la música y en los ideales de esta banda inglesa, sino también en su manera de comunicar gráficamente; romper con las convenciones y las estructuras a todo nivel.

De la mano del DIY (Do It Yourself), Reid no solo deja atrás las molestias del typesetting sino que también abre las puertas a una nueva forma de tratamiento de la tipografía en donde no hay ataduras técnicas. Por medio de fotocopias y collages, genera libertad para expresar sin restriccion alguna.

Jamie Reid, Reino Unido 1977.

 

 

 

 

 

 

 

 

La tipógrafa y diseñadora gráfica Sarah Hyndman, especialista en las maneras en que la tipografía puede expresarse, define perfectamente al punk y a la ruptura de los modelos anteriores:

“They didn’t sit there and spend hours choosing the perfect cut of Helvetica – it was the anti-Helvetica.”

-“No se sentaron ahí durante horas a seleccionar el perfecto corte de Helvética – eran lo anti-Helvética”-.