El secreto para vivir más de 100 años

En 1908, desde el diseño y la sociología, Behrens y Neurath, inventaron la primer Identidad Corporativa.

En 1908 Henry Ford revolucionó la industria mundial aplicando la llamada división del trabajo a sus fábricas de autos. Lo que proponía era que sus empleados se especializaran en una tarea específica para generar una cadena de producción óptima.

Desde otro continente, Emil Rathenau, director general de la marca alemana AEG, proponía una revolución en otra dirección. Se dio cuenta de la importancia de que toda la empresa respondiera a un mismo sentido de unidad, acorde al espíritu corporativo. Así decidió incluir en su cúpula directiva a dos personas ajenas al mundo de la empresa: Peter Behrens, un diseñador y arquitecto de Hamburgo, y Otto Neurath, un sociólogo austriaco. Ambos tenían como tarea crear un concepto de identidad para la compañía y darle a sus productos un sentido unitario.
Mientras que Neurath se ocupaba de diseñar una comunicación interna para que los empleados asimilen la nueva identidad corporativa y así hacerlos partícipes, Behrens, que ya había colaborado con la Bauhaus, definió una estética conjunta para la compañía: un concepto gráfico aplicado a los productos que vendía AEG, al interiorismo de la empresa, la construcción de fábricas y viviendas para empleados, material de oficina, facturas, folletos y anuncios de la empresa; pasando del diseño de signos individuales, al diseño de sistemas de signos.

Joan Costa, profesor de comunicación en la Universidad de Barcelona afirma: “La mentalidad de la época era incapaz de comprender qué hacían en AEG dos directores improductivos, pero con ellos el diseño y la sociología de la comunicación entraban en el mundo de la empresa. Por primera vez se pensaba más en la imagen de la empresa que en el producto. El resto del mundo aplicó esta idea 50 años más tarde. Hoy a ninguna compañía se le ocurre actuar sin un concepto corporativo bien desarrollado”.

Fué tan reconocido lo que hicieron Behrens y Neurath, que aguantó la evolución del marketing durante los últimos cien años. AEG consiguió crear una identidad tan fuerte que aún el día de hoy se sigue usando la tipografía de hace cien años.

 

Enlaces relacionados:
El primer diseñador de una Identidad Corporativa
AEG, la primer Identidad Corporativa