En 1932, el diario “The times” decide abandonar su clásica letra gótica para los titulares e implementa una nueva tipografía: la Times New Roman, diseñada por Stanley Morison, quién revoluciona la puesta en página de los diarios implementando una tipografía basada en las romanas clásicas, con el fin de economizar recursos y facilitar la lectura.

Existe una manera que pocos conocemos de presentar familias tipográficas mediante pequeños sistemas diseñados exclusivamente para estas tipografías, desprendiéndonos de los caracteres presentados de manera aislada o en frases predeterminadas.