El “boom” de Instagram generó nuevos consumidores de contenido visual e innovadoras estrategias creativas para el reconocimiento de una marca tanto tradicional, como personal. Una nueva manera de crear y mostrar trabajo.

No hay marca sin personalidad, pero a veces sólo pensamos en la parte intangible de la misma, y nos olvidamos de otro aspecto importante de la personalidad, donde no sólo la medimos mediante el “carácter” de la misma, sino sobre la capacidad que tiene de ser única, relevante, diferente y notoria.

¿Qué entendemos por identidad visual sustentable? ¿Cuales son sus objetivos? Estas son algunas de las preguntas que me surgieron al determinar el tema del trabajo a realizar. ¿Se trata solamente de la elección y combinación de determinadas morfologías o incluye la utilización de determinados medios y materiales para reducir el impacto ambiental? ¿Exige de parte de nosotros, diseñadores, un determinado compromiso social?