La evolución de la revista

Cómo fue cambiando tanto la estética como el contenido de una de las revistas más antiguas y populares para chicos en nuestro país, la revista Billiken.

                    

 

Billiken es la única revista del mercado editorial argentino que se publica sin interrupciones desde el 17 de noviembre de 1919, cuando salió su primer número. Lectura heredada de padres a hijos, a lo largo de cuatro generaciones. Nacida como “la revista de los niños” -tal como rezaba su slogan- y no como una publicación para la escuela, como dirá después, la tapa del N° 1 está dedicada al “campeón de la temporada” y allí se reproduce la imagen de un chico desaliñado, con aire provocador, un parche en el ojo y una pelota debajo del brazo.

Lo interesante, justamente, es que en los inicios de la revista convivían estos dos modelos. Billiken se proponía educar pero también divertir.

En la actualidad, hay una gran crítica a esta revista ya que dicen que se modernizó gráficamente y se empobreció en sus contenidos, esto se debe a que antiguamente la revista era portadora de información escolar y datos útiles para que los chicos utilicen en sus tareas y en la escuela, quién no recortó las figuritas de los próceres que venían en ella para alguna actividad? Hoy en día la revista es gráficamente más estimulante pero sólo consta de algunas secciones tales como “chistes”, “juegos” y lo que pasa en dibujitos animados que pasan por algún canal de cable y la información escolar se ofrece en fascículos “extra” o en ediciones especiales que hay que pagar aparte.

Para el inicio de las clases del año 1920, en Billiken pueden verse fotos de niños con delantal llevando la revista a la escuela; el contenido era un valor en sí mismo. Ahora lo que se lleva al colegio son los accesorios que ofrece: la regla, el transportador, la mochila…