La única fábrica de vinilos sudamericana

En Brasil, se reactiva una prensa de discos que producirá para Argentina, Chile y Uruguay.

Después de permanecer casi tres años cerrada, Polysom, que fuera hasta 2007 la última fábrica de vinilos de América latina, retornará a la producción, manteniendo la exclusividad en el continente. Con sede en el municipio de Belford Roxo, en Río de Janeiro, fue adquirida en el mes de abril por Deckdisc, uno de los sellos independientes más poderosos del Brasil, cuyo catálogo abarca desde Nação Zumbi a Ratos de Porão. Según dijo a RS el presidente de la editora, João Augusto: “A partir de septiembre, Polysom atenderá la demanda de clientes de toda la región. Vamos a volver a hacer vinilos para Argentina, Uruguay y Chile, al igual que para Japón, tanto como para sellos indies como para majors”.

En la primera fase de su reinserción en el mercado, la firma tiene previsto confeccionar sólo vinilo negro y en formatos clásicos: de 7 (EP s) o 12 (LP s) pulgadas. El proyecto, al que definen como “un emprendimiento ciento por ciento independiente”, pretende, en un segundo paso, producir ejemplares de diferentes colores. Se estima que la capacidad de la fábrica les permitirá realizar inicialmente un promedio de 40 mil unidades por mes. En los últimos años, acompañando la decadencia de ventas que atraviesa el CD y la multiplicación de los soportes de audio (en detrimento del audio mismo), la demanda del tradicional y noble formato analógico dejó de asociarse específicamente con los coleccionistas, volviendo a ganar lugar en el mercado. Explican que este fenómeno “retro” global fue el factor determinante en su apuesta: “Ya es un hecho. En el mundo entero se está experimentando un crecimiento real de la venta de vinilos, por eso mismo consideramos que es el momento justo para llevar adelante esta reactivación”.